facebook twitter youtube linkedin blogger

Tel. 52 50 57 48
 contacto@dulcealmazan.com
General Mariano Escobedo No. 491, Polanco, México

btn paynowCC LG2

shutterstock 271707539-900-420x325

Te has percatado en tu vida ¿a qué decisión le has dado vueltas y te ha causado más agonía?... que tal si eliges cómo te quieres sentir y terminas con eso de una vez por todas para poder sonreír nuevamente...

Tuve la oportunidad de encontrarme con un niño de aproximadamente 11 años en una sala médica, le estaban sacando 2 tubos de sangre, era inevitable escuchar su dolor y miedo, no lloraba, era mas bien un dolor manifestado como queja y de tener mucho tiempo aguantándolo.

Esto me hizo reflexionar que la naturaleza propia del ser humano es defenderse y no permitir que nada nos cause daño y lucharemos por evitarlo lo más posible. Sin embargo, para mi fue una metáfora de cómo los adultos actuamos en otras áreas de nuestra vida.

El pequeño no tenía conciencia que hay cosas en la vida por las que vamos a atravesar y que probablemente nos van a causar un DOLOR MOMENTÁNEO, él no entendía que era necesario hacerle ese examen para un BIEN MAYOR... su SALUD! 

Yo entendía que para el pequeño era un "momento terrible", pero era inevitable! y su resistencia hizo aún más agónico ese momento y no solo para él, también para su mamá y la gente a su alrededor. 

Hay cosas en la vida que no podemos evitar, pero SÍ tenemos la ELECCIÓN de a través de una actitud de desafío, de ir hacia delante, de ser valiente, terminar lo más pronto posible con esa situación que nos está causando daño. 

El dolor no te lo puedo negar, existe y a este pequeño lo estaba atormentando, pero también sabía que ese dolor podía durarle horas o tan solo 2 minutos.

¿Te has percatado qué decisiones has evitado en tu vida que te están generando más agonía y que tienes la opción de terminar con el dolor rápidamente?

 Espero que esta reflexión te ayude a ser valiente y atravesar ese dolor o incomodidad que hay en tu vida para darte cuenta que eliminarlo será más placentero y más pronto de lo que pensabas estarás sonriendo nuevamente!

Recuerda:

¿Cómo te quieres sentir? Y actúa en congruencia, una decisión sin acción, no es decisión.

Soy Dulce Almazán... hasta la próxima!